FUENTE: DIARIO DE CÁDIZ

Una niña de cuatro años de edad y residente en Jerez perdió la vida la tarde del pasado martes tras ser atropellada dentro de un camping de Conil. En el accidente resultó herido de gravedad un hermano de la fallecida, de seis años de edad y que permanece ingresado en el hospital Puerta del Mar de Cádiz. El conductor del vehículo que atropelló a los niños es un ciudadano de nacionalidad sueca que dio negativo en los controles por consumo de alcohol y droga que se le practicaron con posterioridad.

El trágico suceso tuvo lugar minutos antes de las 16 horas del martes en el camping La Rosaleda de Conil. Por causas que se desconocen un vehículo conducido por un hombre de nacionalidad sueca atropelló a dos hermanos, falleciendo la niña, que tenía cuatro años, y resultando herido el niño, de seis.

Las primeras investigaciones corrieron a cargo de la Policía Local de Conil, aunque posteriormente el juez que se encargó del caso ordenó al Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil que se hiciera cargo del mismo al tratarse de un homicidio.

Al conductor se le hicieron pruebas para ver si había consumido alcohol o drogas, aunque todos los controles terminaron siendo negativos. A este ciudadano sueco le fueron leídos sus derechos como investigado en este accidente mortal, aunque no fue conducido en ningún momento al Cuartel de la Guardia Civil.

Al haberse producido el siniestro dentro del camping se supone en teoría que el vehículo que atropelló a los niños no debía ir circulando a mucha velocidad, aunque ello deberá ser corroborado en la investigación policial que sigue en curso. Estas pesquisas también tendrán que dilucidar si los dos menores estaban solos en el momento del atropello o había algún mayor a su cargo