Agentes de la Policía Nacional han detenido a siete miembros de un clan familiar especializados en cometer hurtos de forma continuada en tiendas de ropa. A tres de los detenidos menores de edad se les imputa también la presunta autoría de un delito de robo con violencia e intimidación en una  tienda de material deportivo, donde  se apoderaron de un gran número de prendas deportivas valoradas en más de 2.700 euros.

Los hechos ocurrieron cuando los empleados de un establecimiento observaron a una pareja que al tratar de abandonar la tienda con dos bolsas de grandes dimensiones que portaban en sus manos y superar los arcos de seguridad anti hurto, hacían asaltar las alarmas. Inmediatamente ambos jóvenes, emprendieron la huida a la carrera hacia el parking.

Los servicios de seguridad del área comercial interceptaron a la pareja cuando pretendían abandonar el lugar a bordo de un ciclomotor pero dos mujeres abordaron a los vigilantes de seguridad que fuero amenazados y coaccionados, logrando finalmente zafarse y huir con las prendas deportivas sustraídas -camisetas, sudaderas, pantalones largos y cortos, chaquetas y calzado deportivo- todo ello valorado en 2.763 euros

La investigación realizada ha permitido realizar las diligencias para descubrir la identidad de los presuntos autores y recoger todas las pruebas del delito  que incriminan a los investigados. Los agentes determinaron la participación de un total de siete personas, tres mujeres mayores de edad y cuatro menores, los cuales pertenecen a una misma familia y ejecutaban los robos de forma organizada con un claro reparto de funciones. Los presuntos autores  habían accedido al establecimiento minutos antes con la  intención de apropiarse del mayor número de prendas deportivas posibles. Las mujeres mayores de edad  utilizaban  herramientas especializadas para retirar las  alarmas anti hurto, mientras los menores  realizaban funciones de vigilancia para finalmente  guardar las prendas y abandonar el local.

Así pues, tras ser esclarecidas las circunstancias  del hecho investigado e identificados los siete presuntos autores, fueron localizados y detenidos como presuntos responsables de un delito continuado de hurto y pertenencia a organización criminal. Tres de los menores fueron ademas imputados por la comisión de un delito de robo con violencia por atentar contra los trabajadores del local afectado.

Una vez, finalizado el atestado policial las detenidas mayores fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, cuyo titular dictó orden de alejamiento del establecimiento afectado y además  prohibición de comunicación con los trabajadores. Los   cuatro menores fueron puestos a disposición de la Fiscalía y Juzgado de Menores del partido judicial de Jerez de la Frontera (Cádiz).

La investigación ha sido desarrollada por los agentes del Grupo II de Investigación de Delitos contra la Personas de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Jerez de la Frontera (Cádiz).