Jerez TV BNN La Cronica de Pedro Alemán

 

El Xerez se verá las caras el domingo con el Balón, un equipo que ha cuajado una excelente temporada pero que se verá arrastrado por el descenso del Cádiz B a Primera Andaluza. Los azulinos suman seis derrotas consecutivas y la situación se complica en esta recta final del campeonato. No se teme por el descenso pero sí por dejar esa sensación amarga entre sus aficionados después de haber logrado competir, tarea nada fácil de los pocos que todavía gobiernan la nave.  

 

Jesús Mendoza admite que "llegamos un poco presionados, para qué mentir o decir otra cosa, porque tenemos muchas ganas de ganar el encuentro que nos falta para salvar la categoría. Después de seis derrotas consecutivas, el equipo está algo nervioso, yo les transmito tranquilidad porque aún queda mucho y estamos a un paso del objetivo marcado. De todos modos, es cierto que nos está pesando un poco la responsabilidad, nos estamos jugamos mucho, este encuentro puede marcar un antes y un después. Si ganamos, ya tendremos lo que todos estamos buscando".

 

El Balón no es el mejor rival en estos momentos y reconoce que "es muy complicado, sus números y su posición en la tabla lo dicen. En la primera vuelta ya lo demostraron aquí en La Juventud con Cortijo, nos apretaron muchísimo y no fue fácil lograr el empate. Cuentan con jugadores con mucha velocidad y muy jóvenes y ahora les entrena Arteaga. Intentaremos cambiar un poco nuestra filosofía para romper la racha y para que lleguen los resultados que todos esperamos".

 

La semana de trabajo, Mendoza la ha empleado a preparar el partido y "mentalizar a los jugadores de que se olviden de todo lo anterior. Presión tienen que tener la justa porque este partido no es una final, sólo les he recordado que durante la primera vuelta estuvieron fenomenal, que fueron capaces de estar nueve jornadas sin perder y que son capaces de volver a recuperar las buenas sensaciones. Ellos saben que no están muy lejos de ganar los partidos, el otro día hicimos méritos para haber sumado pero el resultado no acompañó".

 

Juan Pedro Ramos, director deportivo azulino, respalda a Jesús Mendoza y ni siquiera se cuestiona que su cargo corra peligro pese a las derrotas. El jerezano apunta que "siempre es importante tener el respaldo de un xerecista como él pero no tiene que tener ninguna presión y si tiene que echarme no va a tener ningún problema conmigo. Es mi amigo y lo va a seguir siendo porque es un tío que se viste por los pies, aquí nada debe atar a nadie, el Xerez está por encima de Jesús Mendoza y de todo el mundo. Yo estoy muy muy tranquilo, intento hacer mi trabajo de la mejor manera posible, con dedicación y ganas. Estamos cumpliendo el objetivo, aunque es verdad que la dinámica en estos momentos no es muy buena. Creo que al final de temporada vamos a conseguir el objetivo porque los chavales tienen muchísimas ganas de sacar esto adelante", concluyó.