FUENTE: EL ESPAÑOL.com

El suceso ocurrió horas antes de que José Fernando, el hijo de Ortega Cano entrara en prisión. Esa noche estuvo en un bar de copas de Jerez hasta las siete de la mañana. 

Encaramado a un balcón y asegurando que se tiraría. Así sorprendió José Fernando a los pocos testigos que vagaban por las calles jerezanas horas antes de que el hijo de Ortega Cano entrara en prisión. Eran alrededor de las siete de la mañana cuando el joven decidió subirse al primer piso del edificio que estaba frente al bar en el que pasó lo noche entre copas.

Según afirma la revista ¡Qué me dices!, los que vivieron en primera persona el suceso escucharon cómo José Fernando decía que quería tirarse. El hermano de Gloria Camila llevaba dos días sin dormir y no soportaba su distanciamiento con Michu, una situación que le llevó al límite y fue la razón por la que subió al balcón

Además, según los testigos, antes de encaramarse a ese primer piso, José Fernando pidió papel y lápiz para dejar una nota a su padre y su hermana. Pasados unos minutos de tensión, la policía apareció en el lugar y lograron controlar la situación y conseguir que el joven bajase de manera segura del balcón.

Actualmente y desde el pasado 16 de febrero el hijo de Rocío Jurado hace su día a día en el Centro Penitenciario de Puerto II por quebrantar la orden de alejamiento de forma reincidente y por acumulación de delitos. El joven se presentó el 13 de febrero en el hospital en el que se encuentra Michu, la madre del que será su primer hijo, para conocer su estado de salud. Ambos discutieron y la policía llegó al lugar y detuvo al chico y le llevó a dependencias policiales. Una situación parecida ocurrió un mes antes en el que volvió a saltarse la orden de alejamiento una noche que compartió coche con su expareja, mientras conducía sin carnet e incluso se dio a la fuga una vez vio que las autoridades se acercaban a su vehículo.

Desde el fallecimiento de la matriarca del clan el joven ha tenido reiterado problemas con la ley que le han llevado a estar entre rejas y a tener que acudir a terapia psiquiátrica para poder llevar una rutina lo más normal posible. Su hermana Gloria Camila, sin embargo, ha sabido encauzar su vida de manera más adulta y se ha convertido en el mejor apoyo de José Fernando.