Agentes de la Policía Nacional han detenido en Jerez a dos personas como presuntos autores de un delito de robo con fuerza perpetrado durante la madrugada del pasado miércoles 18 de octubre en una sucursal bancaria ubicada en el centro de la ciudad. Los detenidos  accedieron al interior de la sucursal aprovechando el corte del fluido eléctrico que inhabilitó los sistemas de seguridad y así se apoderaron de dinero en metálico y varios terminales telefónicos.

La investigación  se inició a primera hora de la mañana del día 18 de octubre cuando los empleados de la entidad bancaria acudieron a su puesto de trabajo y observaron numerosos destrozos en el  interior de la oficina, así la sustracción  de terminales telefónicos y de dinero en metálico extraído de varios dispensadores de efectivo que habían sido forzados.

Fruto de las gestiones realizadas por los agentes de la Brigada de Policía Judicial se recabaron datos sobre el modus operandi empleado así como la descripción de los presuntos autores que permitieron determinar su  identidad. Los investigados forzaron la persiana metálica de acceso a la sucursal para ejecutar el robo  entre las 03:14 y 04:25 horas de la madrugada en el que el suministro eléctrico fue interrumpido debido a los fenómenos meteorológicos adversos que propiciaron unas fuertes precipitaciones.

Una  intervención de los agentes de la Policía Local y de los  Vigilantes Municipales destinados en la Estación de Autobuses de la ciudad permitió recuperar  un  terminal telefónico  sustraído en el interior de la sucursal, así como la identificación de  su usuario.

Así pues, antes las pruebas e indicios que incriminaban a los investigados como presuntos autores de un delito de robo con fuerza  se puso en marcha un dispositivo para su localización localización, siendo detenidos en la tarde del mismo miércoles 18 de octubre. 

Una vez finalizado el atestado policial, los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia en la ciudad de Jerez de la Frontera.

 

La investigación ha sido realizada por la Unidad de Delitos Especializados y Violentos perteneciente a  la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Jerez de la Frontera (Cádiz).