Jerez TV BNN La Cronica de Pedro Alemán

José María Barragán, capitán del Xerez Deportivo, ya piensa en el futuro del equipo tras haber conseguido la permanencia el pasado domingo. Una vez cumplido el objetivo, ahora tendrá que ser la Gestora quien cumpla y garantiza la supervivencia de la entidad. El jugador azulino sabe espera que "estos tres últimos partidos no sean los últimos del Xerez, yo tengo muchísima ilusión por competir la próxima temporada. Confío en que se cumplan los objetivos extradeportivos que se tienen que cumplir para que podamos salir a competir otra vez, dentro todos confiamos y esperamos lo mejor. La Primera Andaluza de la próxima campaña será un lujo y muchísimo más fuerte si se tienen en cuenta los equipos que han ascendido y los que han bajado de Tercera".

El central añade que "por fin tenemos en el bolsillo los ansiados cuarenta puntos que nos pusimos como meta al principio de temporada. Ahora, nos toca disfrutar en estos tres encuentros que resta, queremos sacarlos adelante para quedar lo más alto posible. No queremos dar pie a ningún tipo de comentario, que ya de comentarios este año vamos servidos".

Igual que ocurrió en Cádiz, los goles los celebraron en el banquillo, buscando a su entrenador, porque "Jesús es un símbolo del xerecismo y para nosotros es el líder. Ha recibido muchísimas críticas y muchísimos palos por defender lo que considera que debe defender, su club de toda la vida, y lo ha pasado muy mal. No se merece tantos golpes y ganar en Cádiz supuso un gran alivio. Le dedicamos los goles de allí y los de Arcos por eso, se merece eso y muchísimo más".

 

La gran asignatura pendiente del Xerez durante la segunda vuelta ha sido el gol. Hasta que se enfrentó la pasada semana al Balón de Cádiz en El Rosal había anotado sólo siete tantos y ahora, en dos partidos, ha marcado los mismos siete. El defensa confiesa que "el fútbol tiene estas cosas, yo siempre digo que todo es cuestión de dinámicas. El balón antes no quería entrar y ahora hemos vuelto a ver puerta. Gracias a Dios, la dinámica ha cambiado a tiempo. Creábamos oportunidades y no había forma de marcar y en estos dos encuentros hemos tenido mucha más efectividad, que nos ha permitido sellar la salvación. Paquito me va a matar, pero tengo que decir que desde que él se marchó nos están entrenando los goles. En serio, le queremos mucho, le echamos en falta y él también tiene parte de culpa del éxito. Seguro que lo está celebrando en Mallorca igual o más que nosotros aquí".